Lecciones del 2020 para el emprendimiento


2020 es un año único en su especie. Particularmente en Chile es una mezcla de ingredientes sociales y sanitarios, que llevaron a muchos emprendedores y empresas a un punto de no retorno.

¿Pero hay algo que aprender? La primera lección para el emprendedor es que ¡Sin duda! del éxito se aprende, pero del fracaso se sacan un lecciones más valiosas que nos invitan a evitar repetirlo en el futuro.

Aquí desde nuestra humilde optica, hemos resumido las que a titulo personal han sido las lecciones mas importantes del 2020

Gestión del tiempo y Home Office

El balance del home office es en general positivo. En muchas áreas esta-no tan nueva- forma de trabajar se abrio paso dadas las circustancias de confinamiento y cuarentenas en distintas ciudades y paises, pero dejó, sin embargo una gran oportunidad de trabajo para muchos profesionales.

Y es que la capacidad de administrar nuestros tiempos, trabajar con comodidad desde casa y prestar servicios a cualquier parte del mundo, abre un abanico de posibilidades para lo que puede ser el futuro del trabajo. Hay mucho que avanzar, sin duda, pero quedó demostrado que este paso que muchos no se atrevían a dar por temor o desconfianza de sus colaboradores, era posible, eficiente y proyectable hacia el futuro.

La prioridad es el usuario

Una crisis sanitaria nos plantea la cuestión de como nos cuidamos, no sólo para mantenernos sanos, sino para cuidar al resto, a nuestro circulo cercano que nos rodea.

Esta misma cuestión es la que forzosamente debieron adoptar quienes pudieron seguir atendiendo presencialmente, en la implementación de protocolos, de delivery y de cuidado de los colaboradores.

Esta es una buena costumbre, que esperemos no desaparezca junto con el COVID.

Internet es todo

«Sin conectividad a internet no hay equidad» es una frase que se ha repetido bastante en el último tiempo, y tras la pandemia, internet se posiciona como el gran desafio a lograr, para conseguir mayor equidad en los segmentos de la sociedad.

La conectividad que sigue siendo un reto, para mejorarse y proporcionar mejores velocidades, aún no llega a todos los sectores. Noticias incluso informaban a comienzo de año, las historias de profesores que asistían a cibercafés para dictar sus clases, alumnos que asistían a bibliotecas y últimamente hemos conocido casos de alumnos reprobados académicamente por no asistir a las «Clases Online».

La «plaza» ya no lo es todo

La mejor ubicación al alcance de todos en pleno centro dejó de ser una ventaja competitiva. Hoy nos enfrentamos a una oportunidad sobretodo para los emprendedores, de competir de igual a igual frente a gigantes del retail.

Y es que el mall, los grandes edificios comodos y accesibles dejaron de ser un plus, y se transformaron en un problema. Son los canales digitales los que sin duda se vieron beneficiados y la capacidad de los más pequeños de responder a las demandas de los consumidor les daba «cancha, tiro y lado» a grandes compañias que comenzaban a reorientar sus esfuerzos hacia el online.

La lección es aprovechar la tajada de los grandes, pero ser lo suficientemente inteligentes para mantenerla y hacerla crecer, con una atención y experiencia de servicio fuera de serie, que los grandes nunca puedan alcanzar.

Crear valor y ser ágiles

En pandemia las prioridades se reorganizan, es cosa de ver la cantidad de locales de abarrotes y productos de primera necesidad que surgieron, o como incluso algunos locales como cafeterías o centros de reunión social mutaron al primero.

Esto demuestra que la generación de valor no es un término fijo, y que si hoy genero valor para un cliente, no necesariamente y si cambian los escenarios, voy a poder seguir entregandolo o tener la misma percepción de valor de mi contraparte.

La capacidad más rescatable de los emprendedores es la de ser ágiles al momento de tomar decisiones, que no repercutan en movilizar una gran estructura organizacional, sino más bien en reorganizar las prioridades para brindar «eso» que el cliente está buscando. Iterar es el verbo del emprendedor.