Ciencia y tecnología en la lucha contra el COVID


Algunos ya perdimos la cuenta, de cuantos meses llevamos esperando esa luz de esperanza, ese rayo de luz al final del tunel de las cuarentenas globales, de fronteras cerradas y de un mundo que funciona a un porcentaje de lo que debería.

La pandemia, nos ha demostrado, lo poco preparados que estan gobiernos y estados para hacer frente a amenazas que afecten a la salud de los ciudadanos, la frágilidad de nuestros sistemas de salud y como se basan en un equilibrio leve, que dadas las circunstancias, puede romperse y cobrar cientos y miles de vidas.

Si, es una columna reflexiva y porque no pesimista. Lo que vemos en Magallanes nos hace pensar donde están los intereses? es la Salud Pública hoy la prioridad?. Demonos juntos esperanza, cuidemonos y veamos como puede aportar (y lo esta haciendo) la ciencia y la tecnología frente a este enorme desafío.

Entendamos el bicho : Big Data

A diferencia de otras pandemias que han golpeado a la humanidad, el COVID-19 ataca en plena era de la información, donde podemos recopilar muchos datos respecto a los pacientes, la evolución y la forma de contagio del virus.

Tecnologías como el BIG DATA serán sin duda escenciales a la hora de sacar las conclusiones que nos permitan entender que fué lo que nos golpeó, como surgión su desarrollo y porsupuesto donde nos equivocamos.

La capacidad de analizar grandes volumenes de datos sin embargo, presenta también un desafío no menor. La capacidad de todos los gobiernos de colaborar y hacer pública información fidedigna y no de propaganda o politica que solo pretenda mantener a la ciudadania en calma o con la falsa ilusión de que se está haciendo lo correcto.

Aún no entendemos lo que quisieramos del virus, pero el Big Data nos dará luces que nos permitan, por qué no, evitar y entender cuando la siguiente pandemia esté por atacarnos.

Inteligencia Artificial para detectar casos

Ya lo hablamos cuando hablamos de Neuralink, y es que la Inteligencia Artificial viene al rescate, sobretodo en areas sensibles como la salud, a evitar el «fallo humano».

Es el caso por ejemplo de Toraxia que según la tercera es: «Un servicio de imagenología cloud, desarrollado por la startup Alumbra, que tiene como principal desafío reducir la neumonía como una de las principales causas de muerte en el mundo en niños y adultos mayores. Al analizar el creciente problema en torno a esta enfermedad, se detectó un déficit de especialistas en la materia, generando que el médico clínico sin experticia incurra en un 50% de error diagnosticando radiografía de tórax de pacientes con sospecha de neumonía».

Toraxia puede analizar en 5 segundos una radiografía de tórax entregando la ubicación de los signos patológicos sugestivos de variadas enfermedades, siendo una de ellas el Covid-19.

La Tercera

El rol de la innovación abierta y el trabajo colaborativo

Una solución para una pandemia de este tipo, va estar inequívocamente centrada en la colaboración, ya aprendimos que el cuidarnos es cuidar a todos, y es de esperar que ese espiritu prospere y se propague a otras esferas de la sociedad.

La innovación abierta será clave para adaptarnos a esta nueva realidad y para ello los avances científicos y tecnológicos no deben quedarse encerrados en las instituciones públicas, en las empresas o en los países.

Tecnología para el nuevo mundo

«El mundo cambió» es el cliché que venimos escuchando de hace varios años, pero nunca se había hecho tan carne como ahora. De verdad cambiaron las formas de trabajar, de estudiar, de socializar y de eso no cabe duda alguna.

El rol que jugará la tecnología para minimizar el contacto físico, para reemplazar trabajos humanos acelerará sin duda los procesos de transformación digital haciéndolos imprescindibles para grandes y pequeñas empresas.